Inicio
Esta condición ocurre cuando el suministro normal de sangre de un hueso se interrumpe. Las células óseas afectadas mueren y el hueso muerto se debilita. El hueso puede comenzar a fracturarse y colapsar, dando lugar a la artritis.

Necrosis-avascular-osteonecrosis-de-la-rodillaOsteonecrosis espontánea de la rodilla
Hay dos tipos distintos de esta condición. Un tipo, llamado osteonecrosis espontánea, casi siempre afecta sólo a una rodilla. Los médicos no están completamente seguros de lo que hace que se desarrolle, pero parece estar relacionado con lesiones de la articulación de la rodilla. La osteonecrosis espontánea de la rodilla es más común en las mujeres que son mayores de edad 55.

Osteonecrosis Secundaria de la Rodilla
El otro tipo se llama osteonecrosis secundaria. Por lo general, afecta a ambas rodillas. Su causa es desconocida, pero está relacionada con una variedad de factores de riesgo. Estos incluyen el uso de corticosteroides, el abuso de alcohol y los trastornos de la coagulación de la sangre. La osteonecrosis secundaria de la rodilla es más común en las mujeres que son más jóvenes que la edad 55.

Los síntomas
Los síntomas varían dependiendo del tipo de osteonecrosis. La osteonecrosis espontánea suele provocar el inicio repentino del dolor. Este dolor puede ser más notable durante los episodios de mayor actividad. Puede ocurrir cuando el peso del rodamiento o al subir escaleras. El dolor también puede ocurrir por la noche. La osteonecrosis secundaria se asocia a menudo con dolor crónico y profundamente arraigado. Ambos tipos de osteonecrosis pueden limitar la movilidad de la articulación de la rodilla.

Tratamiento
Las opciones de tratamiento pueden incluir opciones no quirúrgicas, como medicamentos, rodilleras, muletas y la limitación de las actividades que causan dolor. En casos avanzados, la cirugía puede ser necesaria para reparar o reemplazar la articulación.