Inicio
Este examen no invasivo y ambulatorio se utiliza para medir la rapidez con que los nervios conducen señales eléctricas a través del cuerpo. NCS es una técnica valiosa para diagnosticar el daño nervioso. Si hay daño, NCS puede ayudar a un médico a encontrar su fuente.

Preparación
En preparación para el examen, el paciente se coloca cómodamente en una mesa de examen. Los electrodos se colocan en la superficie de la piel en varios lugares.

Examen
Durante el examen, las corrientes eléctricas suaves se envían al cuerpo a través de electrodos de estimulación. Estas señales viajan a través del nervio objetivo. Después de que estas señales han pasado a través del nervio, se detectan mediante electrodos de grabación. Esto proporciona una medida precisa de la velocidad y la fuerza de la respuesta del nervio a la estimulación directa. El médico puede utilizar estos datos para diagnosticar la disfunción nerviosa.

Fin del procedimiento
Cuando el examen es completo, los electrodos se quitan. Se permite que el paciente se vaya a casa. Debido a que el examen no es invasivo, el paciente no experimentará moretones ni dolor.