Resumen

Esta técnica está diseñada para tratar y reparar los defectos del cartílago mediante la regeneración del propio cartílago hialino del paciente (un cartílago que soporta peso que recubre la superficie de la articulación de la rodilla).

Reparación del cartílago

Rodilla examinada

A través de una pequeña incisión en la rodilla, el cirujano utiliza un artroscopio para buscar signos de daño en la articulación de la rodilla.

Muestra eliminada

Si se encuentra un defecto, el cirujano extrae una pequeña muestra de cartílago sano de una región que no soporta peso de la rodilla.

Células Cultivadas

La muestra se envía al laboratorio Genzyme, donde se estimula para producir aproximadamente 12 millones de células similares. El proceso, llamado cultivo celular, toma alrededor de cuatro a cinco semanas. Una vez completado, las nuevas células son devueltas al cirujano.

Se eliminó el cartílago enfermo

El cirujano realiza ahora una segunda cirugía para implantar las nuevas células del cartílago. Primero, el cirujano quita el cartílago dañado o enfermo de la rodilla, junto con cualquier tejido suelto.

Eliminado el periósteo

Un pequeño parche de tejido fino y fibroso llamado periostio se elimina de la superficie de la tibia.


Patch Sewn

El parche del periostio se cose sobre el área donde se retiró el cartílago enfermo o dañado.

Células Implantadas

Las células cultivadas se implantan debajo del parche a través de una aguja fina.

Fin del procedimiento

Con el tiempo, las células cultivadas se adhieren al área dañada, formando una nueva capa de tejido cartilaginoso que soporta peso.