Resumen
Este procedimiento quirúrgico utiliza tornillos metálicos quirúrgicos para reparar una fractura del fémur. Este procedimiento se usa normalmente en pacientes que tienen un daño mínimo en el hueso y un desplazamiento mínimo de la fractura.

fractura de cadera, tratamiento con tornillos quirúrgicos Preparación
El paciente se coloca de modo que el lado del muslo sea claramente visible para el médico, y el área se limpie y esterilice. Se administra una IV para anestesia general.

Acceso al fémur
Se realiza una incisión en el lado de la cadera para permitir el acceso a la parte superior del fémur. Si la fractura ha desplazado una parte de la cabeza femoral, los huesos se realinean.

Reparación del fémur
Uno o más agujeros se perforan a través del lado del fémur y en la cabeza femoral. Los tornillos quirúrgicos se insertan en el agujero taladrado para mantener la cabeza femoral en su lugar.

Fin del procedimiento
La incisión se cierra con suturas o grapas quirúrgicas. Se aplica un vendaje. Es necesaria una estancia en el hospital de tres a cinco días, y los pacientes recibirán terapia física. Muchos pacientes pueden ser capaces de poner todo el peso en la pierna dentro de 30 a 45 días después del procedimiento.