Resumen

Este procedimiento sustituye a un ligamento cruzado anterior dañado (ACL). La ACL conecta la parte frontal superior de la tibia (el hueso de la pierna inferior), a la parte posterior inferior del fémur (el hueso del muslo).

ACL-Reconstrucción

Incisión hecha

Se realiza una incisión en la parte frontal de la rodilla para exponer la rótula (tapa de la rodilla), y el ligamento rotuliano, que mantiene la rótula en su lugar.

Corte de Autoinjerto

Se elimina una tira del ligamento rotuliano y la tibia. Esta sección, llamada autoinjerto, se utilizará como reemplazo de la ACL dañada.

Artroscopio Inserido

La incisión está cerrada. El resto del procedimiento se realizará a través de pequeños cortes en los lados de la rodilla. El cirujano utiliza una pequeña cámara de vídeo llamada artroscopio para ver dentro de la rodilla y asegúrese de que la nueva ACL se coloca correctamente.

ACL eliminado

Con la rodilla doblada, la ACL dañada se despeja.

Pin de guía insertado

Se inserta un pin en diagonal, desde la tibia hasta el fémur. El cirujano utilizará el pin como guía para recrear la ACL.

Agujeros perforados

Utilizando el pasador como guía, el cirujano perfora agujeros en la tibia y el fémur.

Autograft adjunto

El autoinjerto está unido al pasador guía. Se tira a través de los agujeros y en su lugar.

Fin del procedimiento

La rodilla se flexiona para probar la nueva articulación.