Resumen

Este procedimiento ambulatorio mínimamente invasivo está diseñado para eliminar la parte dañada del menisco, una capa de cartílago en la parte superior de la tibia que amortigua y estabiliza la articulación de la rodilla. El procedimiento se puede realizar con anestesia local o regional.

Parcial-Meniscectomía

Preparación

El paciente se coloca de modo que la rodilla sea claramente visible para el médico, y el área se limpie y esterilice.

Acceso a la Joint

El cirujano crea dos a cinco pequeñas incisiones en la rodilla. Se inserta una cámara artroscópica. El cirujano lo utiliza para evaluar el cartílago y los ligamentos en la rodilla. Las otras incisiones se utilizarán como puntos de acceso para otras herramientas artroscópicas.

Reparación del menisco

El cirujano corta o afeita el trozo roto del menisco, preservando el mayor número posible de tejidos sanos. Los bordes de la zona se limpian y se suavizan, y el resto de la junta se inspecciona para detectar daños.

Fin del procedimiento

Los instrumentos se retiran y las incisiones se cierran con suturas o grapas quirúrgicas. La rodilla está vendada.

Cuidado por los convalecientes

La rehabilitación varía dependiendo del paciente y el tipo de lesión. Los pacientes pueden usar muletas, pero generalmente pueden caminar sobre la rodilla dentro de uno o dos días del procedimiento. Un plan de tratamiento puede incluir ejercicios para fortalecer la articulación. La recuperación completa suele tardar de dos a cuatro semanas.