Resumen

Durante este procedimiento mínimamente invasivo, el cirujano abre una polea tendinosa estrechada en la base de un dedo o un pulgar afectado por el dígito del gatillo. La apertura de la polea impide que el nódulo de la captura, lo que permite que el dígito afectado a flexionar y extenderse normalmente sin desencadenamiento o dolor.

Disparador-liberación de dígitos

Preparación

El paciente se coloca de modo que la palma de la mano es claramente visible para el cirujano. Se administra anestesia local o general y el área se limpia y esteriliza.

Acceso a la mano

Después de preparar la mano, se aplica un torniquete. Se realiza una pequeña incisión en la palma de la mano sobre la polea para liberarla. La piel y los tejidos blandos se extienden para exponer el tendón y la polea. Los nervios están protegidos.

Liberación de la polea

El cirujano utiliza tijeras quirúrgicas o un bisturí para dividir cuidadosamente la polea, liberando la constricción en el tendón. El corte de esta polea no afectará negativamente a la función de los dedos.

Fin del procedimiento

La incisión se cierra con suturas y se venda la mano. El paciente recibe medicamentos para el dolor y puede irse a casa el mismo día. Se alienta el movimiento de los dedos después de la cirugía. También se puede recomendar terapia de manos.